lunes, 18 de abril de 2011

.Un hombre cualquiera.


.Un hombre cualquiera.
[Capitulo uno - Ultimátum de Gorboniec]

La monotonía de las luces de las calles me ahogaba como si estuviese en la horca.La ciudad de Santiago era,sin duda,un lugar misterioso pero aburrido.Muy apagado y oscuro.La gente peleaba por amontonarse en los transportes públicos y el olor a cigarro invadía cada uno de los lugares públicos.A nadie le importaba nada,por supuesto,a mi tampoco.
Viví durante un tiempo en el sur ayudando a un amigo a traducir a unos sujetos extranjeros que hacían negocios regularmente con él.Por lo general eran turistas y gente aristócrata de aspecto muy culto,pero de cerebro muy ínfimo y intereses egoístas.La verdad era bastante ignorante en cuanto a negocios o en atender a las personas,pero tenía ciertamente un talento para descubrir a la gente que mentía.Seguramente por eso mi amigo me pidió ayuda y me contrato.
Nuestro negocio fue fructífero,hasta que un día,mi buen amigo recibió la visita de otro competidor del rugro.Jamás supe en que negocios oscuros estaba mi amigo,pero cuando me enteré de su muerte no pude más que sentirme sorprendido.Le habían amputado las piernas y los brazos,le abrieron el estomago y se lo dieron de comer a unos perros salvajes mientras estaba vivo.Sólo criminales extremadamente peligrosos harían algo tan sádico y horrible,pero supongo que el motivo de su odio debe haber sido muy poderoso para dejarlo en ese estado.
Finalmente me quede solo y desempleado.En este país de porquería los seguros de cesantía solo existen en los sueños y en la mente colectiva de quienes desean ganarse la lotería.Por supuesto,soñar es un método inútil de vivir la vida.
Pronto acumule deudas y me vi privado de la vida que tenía.Tuve que revender mi departamento,mis muebles,mis cosas.Todo para lograr comprar un sitio más o menos decente.
Después de unos meses finalmente encontré un trabajo,aunque bastante miserable.Por lo menos era para comer,me decía.Poco a poco mi vida comenzó a carecer de sentido.Nunca fui una persona con desplante,así que jamás tuve novia.No tenía muchos amigos porque sabia inmediatamente como todos me mentían.Incluso con cosas simples como el tono de voz,notaba lo falso de sus palabras.
Es increíble cuanto puede llegar a mentir una persona para agradarle a otra o para hacerle el favor de quitarle aquella soledad.Me hartaba ese tipo de cumplidos inútiles.Como verán,trato de ser una persona noble,pero con tanta mierda no se puede hacer nada.
Después de unos meses comencé a sentir la necesidad de algo.Algo que no podía entender.Finalmente comprendí que quizás la solución fuese el suicidio.Caminaba horas en las plazas tratando de quitarme la idea de la mente,pero no podía.Esta personas estúpidas no podrán nunca ser fieles a si mismos,tampoco entendía porque me importaba tanto,pero no lo soportaba.
Llegue finalmente a un puente oscuro en una calle de la cual no recuerdo el nombre.Habían bastante árboles y el río que cruzaba abajo era lo suficientemente profundo como para que mi humanidad no molestase a nadie al día siguiente.Siempre he odiado a los suicidas,pero ahora que estoy en esta situación no puedo más que comprenderlos.Sin embargo me sigo sintiendo estúpido.
No podría explicarles todos los motivos de que haya querido suicidarme,porque ni yo entiendo cuales son,pero no importa ya.Nada importa ahora en verdad.
Cerré los ojos y escuché el eco del viento.Era suave y frío.Miraba el río bajo el puente veía como el agua se arremolinaba entre las rocas y el concreto.A todo esto,olvidé mensionar que era de noche.Siempre es bueno no llamar la atención.En fin.Me concentre en no pensar en nada.Imaginar el dolor solo me haría sentir deseos de no morir.De seguir viviendo solo para no sentir ese dolor,aunque en realidad,ya el dolor de mi alma era lo suficientemente horrible como para que eso pareciera una caída desde un resbalin.
No tenía miedo a la muerte,pero si le tenía miedo al dolor.Morir es como dormir eternamente,pero el dolor sería el último recuerdo que mi memoria procesaría antes de que finalmente me apagase.
Si,la imaginación es muy poderosa para pensar en un segundo,mil escuzas para evitar que el cuerpo se haga daño.Supongo que es el instinto de sobrevivencia de todo ser vivo.Me molestaba bastante que no me atreviera a mirar siquiera hacia abajo.Era patético.

-¿Piensa saltar hacia abajo?

Pregunto un sujeto que estaba apunto de cruzar el puente.Estaba vestido con un traje negro y tenía un sombrero de copa también negro.Llevaba un maletín metálico de aspecto pesado y unos zapatos,seguramente muy caros.Estaba muy bien vestido.Demasiado formal.No podía distinguir bien su rostro en la oscuridad,pero parecía joven.

-De ser así,déjeme recomendarle a un sujeto del cual estoy seguro le ayudará.¿Se trata de dinero,no es así?

No respondí a esa pregunta,pero asentí de manera automática.Fue algo que no pude evitar,y en realidad,era ese el problema principal,pero no el más importante*.

-Puedo intuir que no eres una persona común.A pesar de la oscuridad de la noche puede ver con claridad tus ojos.Pareces ser el tipo de personas que le agraden a...esa persona.Ya que te mataras,¿no te importaría desperdiciar unos momentos y platicar con aquella persona?
-No lo sé.La verdad me anudaría si se presentase ante mi.No es bueno seguir a un extraño.

El joven río levemente y se acerco a mi lentamente.

-¿Un cigarrillo?
-Lo siento,pero no fumo.Gracias.
-Ya veo.Es una lastima.El veneno siempre parece amenizar las situaciones.-Dijo el joven mirando hacia el cielo.
-Supongo que si.-Respondí.
-Bueno,no sea terco.No le haré daño.Acompañeme y entrevistese con aquella persona.En verdad le ayudará.Es mejor que estar aquí y pensar en la muerte y darse tantas vueltas.¡Venga!¡Vamos!

Reflexioné un instante el asunto y concluí que morir en manos de alguien o por suicidio sería lo mismo.Así que asentí y lo seguí.
Estuvimos dando vueltas bastante rato.El joven se introducía a calles muy angostas y siempre serpenteando.A pesar de que podíamos haber caminado en línea recta en lugar de tomar algún atajo,el joven parecía preferirlo así.Era como si estuviésemos escondiéndonos de algo.Cuando me dí cuenta estaba en una parte de la ciudad que jamás había visto.Habían edificios muy altos,muchos muy bien construidos y de terminaciones finas.Parecía que estaba en los barrios más acaudalados de Santiago.El paisaje era bastante bonito,pues estaba limpio.Siempre que se camina en la parte "fea" de Santiago,había por lo menos cincuenta papelitos de golosinas y miles de colillas de cigarros desparramadas en las calles como si fuese un basurero gigante.Habían bastantes árboles y parques.No parecía que estuviésemos en la ciudad que antes conocía.

-¿Falta mucho? -Le pregunte al joven.Estaba un poco fatigado.
-¿Ya está cansado?
-Por supuesto,hemos estado dando vueltas por horas ¿No cree que sería mejor tomar un camino más directo?
-¡Oh no! Eso sería cometer un gran error.
-¿Error?
-No se preocupe.Después se enterará de todo,pero por ahora no haga más preguntas y sigame.

El joven hablaba bastante bien y calmado.No parecía ser una mala persona,supongo que por eso lo seguía.En realidad era la curiosidad de niño lo que me llamaba a seguir a ese sujeto.No entendía porque un extraño me hablaba y tampoco porque me ofrecería ayuda.No podía entenderlo simplemente,así que me limite a hacer lo que me decía.
Así seguimos dando vueltas por esas calles limpias y extrañas (para mi,por lo menos).
Finalmente llegamos a un edificio alto,probablemente de cincuenta pisos.Parecía ser una oficina,así que supuse que me ofrecerían un trabajo allí.

-No me agradan las oficinas joven,disculpe pero creo que mejor regreso a casa.
-No es una oficina.-Me dijo mirandome seriamente.-Cuando pasemos mantengase en silencio y solo responda a las preguntas que le hagan con un si y un no.El resto déjemelo a mi.Creame,usted puede confiar en mi.

La voz de ese joven era bastante clara y su mirada daba confianza.No seguí dudando de él y simplemente lo seguí.
Cuando entramos al edificio me sorprendí de lo espacioso y bien iluminado que estaba.Parecía un salón de baile de esos que solo se ven en las películas,sin embargo estaba casi vació.Solo habían dos mujeres que estaban charlando en un mini bar.Me pregunte si así debía ser la entrada de un hotel o algo por el estilo.Pero era extraño,era un salón de baile.Seguramente por donde entramos no era la entrada principal.No es habitual encontrar un gran salón en lugar de lobby,pero para mi sorpresa,había un mesón de recepción en el centro,custodiado por dos hombres vestidos,tanto o más elegantes,como el joven que estaba siguiendo.
El joven se dirigió a ellos y les susurro algo al oído.No pudo entender lo que decían así que lo ignoré.Los dos hombres elegantes me quedaron mirando y le dijeron al joven que podía pasar y que yo también podía hacerlo.
Llegamos a un ascensor lujoso con terminaciones en oro y bastante amplio.El piso de este era de una cerámica al parecer muy fina,quizás de marfil.No pude evitar distraerme con los detalles de tan maravilloso ascensor.

-Cuando lleguemos a el punto de reunión lo dejaré durante unos minutos.Si pasa la prueba quizás pueda decirle como me llamo y quizás también su vida cambie radicalmente.De todos modos,este es el punto en el que usted puede decidir si desea continuar o no.Le advierto que si no pasa la prueba usted morira.Por supuesto,no será de forma dolorosa.No somos personas con ese tipo de ideas asquerosas y retorcidas.Es por el bien del negocio.

No respondí nada.Me quede perplejo ante sus palabras.Ya había llegado al punto de querer matarme y si moría de manera indolora,no me importaría lo que ocurriese después.Pero no entendía porque me había dicho eso o porque me había guiado hasta este lugar.

-Dígame,señor ¿Desea continuar? Recuerde que esta es su última oportunidad para decidir.
-Si,deseo continuar.
-Es usted muy valiente.Me siguió a pesar de todo y aceptó continuar a pesar de que esto le podría significar la muerte.Creo que,si usted queda aceptado,me gustaría ser su camarada.Espero que tenga suerte,señor.-Me dio un apretón mano y sonrió.

Su gesto me agrado bastante y quizás me hubiese gustado haber charlado con él un poco más,pero no se me ocurrió nada en ese momento.Me dirigió hacia un pasillo alfombrado,tan lujoso como el ascensor y tan iluminado como ese lobby gigante donde estaban esas mujeres charlando.Todas las habitaciones tenían número y todas tenían perillas de oro,excepto una que tenía un diamante incrustado.El joven abrió la puerta y me hizo pasar.
La habitación estaba pobremente iluminada,pero de manera muy calidad.Había un sillón de cuero y una mesita con un florero bastante bonito.Había también un cenicero de cristal y un baso con whiskey (Adivine que era whiskey por el olor y su color).Me senté y me acomodé en el sillón.No había nadie en la habitación,así que simplemente me tome la libertad de hacerlo.Sonó un teléfono que estaba en la habitación.Busque el aparato por el sonido y tome el auricular.Supuse nada más que debía hacerlo.No había nadie más en la habitación y quizás era un mensaje de recepción.Nada importante.
Pero del otro lado del hilo no escuchaba nada.Ni siquiera una respiración.Pensé en cortar pero desistí de la idea.Sabía que debería haber alguien del otro lado.Finalmente escuche algo.

-¿Cree usted en la justicia?

El joven me había dicho que respondiera las preguntas con un si o un no.Así que lo pensé un momento.Era una pregunta complicada.La justicia,como termino,tiene varias apreciaciones y no supe cual era la que esa persona deseaba.Respondí que no.

-¿Por qué no?-Pregunto la voz otra vez.Era la de un hombre.
-Porque la justicia a veces puede ser comprada.
-¿Pero cree qué exista una justicia pura?
-Si.
-Muy bien.

Estaba confundido y comencé a sentirme un tanto nervioso.¿Por qué me estaban preguntando eso?

-¿Cree que pueda serle fiel a alguien por el resto de la vida?
-Sí,soy una persona de convicciones firmes.
-¿Cree que la muerte es necesaria?
-Sí,en algunos casos.
-¿Tiene algún talento innato?

¿Talento innato? ¿A qué clase de talento se refería? Replique que sí,pues había recordado que tenía facilidad para reconocer a los mentirosos.

-Escuche cuidadosamente y haga exactamente lo que le digo,¿comprende?
-Está bien,lo haré.
-Beba del whiskey que está servido en la mesa.Bébaselo todo de una sola vez.Luego cuelgue y mire hacia el techo.Si usted ve un número,tome el teléfono y marque el número que usted cree que vio.Yo sé bien que número es,así que si presiona cualquier número y trata de mentirme lo mataré.Si no ve ningún número también lo mataré.Tiene dos minutos para hacer esto.¿Le quedo claro?
-Si,me quedo claro.

Tome el whiskey de un sorbo y mire hacia el techo.Estaba escrito el número tres.Apesar de la oscuridad,podía ver claramente el número.Tome el auricular y marque el número,luego le respondí al sujeto del otro lado del hilo el número.

-Muy bien,dejémonos de juegos y suba al piso veintiuno.Pregunte por Gorboniec a un hombre alto.Él le dará más información al respecto.

La habitación se abrió de sopetón y salte de mi sillón del susto.El joven que me había llevado hasta allá me estaba esperando.

-Va por buen camino,me alegra que haya pasado esta fase.

¿Fase? ¿De qué estaba hablando? ¿Era una prueba real? Y de ser así,¿Cuantas fases tendría? Además no sabía exactamente en que piso estaba así que le pregunté al joven.

-Este es el piso once.Se dirige hacia el piso veintiuno,¿No es así?
-Si.-Estaba asombrado.¿Cómo supo eso? Estaba seguro que era él,el de la voz del teléfono.
-Sígame,por favor.El ascensor está muy cerca.

Cuando llegamos al piso veintiuno el joven me dijo que me bajara y que buscara a la persona que me pidieron buscar.Cerró las puertas del ascensor y bajo.En ese piso había una gran sala y estaba llena de sujetos altos.Ahora que lo recuerdo,sólo me dio una característica de la persona que debía buscar y me dijo que me dirigiera a esa persona.Pero había por lo menos quince hombres bastante altos,todos en conjunto tenían la misma estatura.Supuse que no sería nada fácil.Pero ya estaba en aquel lugar y ya me habian pedido hacer cosas extrañas.Lo siguiente sería algo extraordinario o por lo menos confuso.Miré a todos los sujetos altos de la sala buscando a alguno con alguna característica especial,pero todos estaban vestidos exactamente igual.Sus trajes eran elegantes y hechos a la medida y sus zapatos brillaban como si fuesen soles.Uno de ellos,sin embargo,me llamo la atención.No tenía nada especial en su aspecto,pero me dirigí de todos modos hacia él.

-¿Gorboniec?
-El mismo.-Respondió el hombre.-Parece que usted es uno de esos sujetos afortunados.En este punto seré yo su guía.El maestro me ha pedido que lo lleve hacia él.Si veo miedo en usted,lo liquidaré como lo haría con cualquier criminal,¿Está claro?

Ni siquiera me inmuté ante está advertencia y le dije que no tenía miedo y que deseaba continuar.Caminamos hasta un pasillo,también alfombrado y adornado finamente,y llegamos hasta una puerta de madera,también con terminaciones de oro,pero la madera era extraña.Tenía un brillo azul,como si estuviese viva e iluminada por algo.Esto me sorprendió mucho.Jamás había visto algo igual.Pasamos por la puerta y está se cerro con algún mecanismo automático.Gorboniec estaba a mi lado.Parecia muy serio.

-¡Ah! Veo que encontro a Gorboniec entre toda esa gente.Me parece curioso que cada vez me sea más fácil encontrar a gente como usted.Es curioso lo que hace la monotonía de las ciudades.Es como si reviviera viejos instintos ocultos en cada persona.Supongo que noto el aura que rodeaba la puerta,¿Verdad?
-Si,pero la madera es así ¿no?
-Por supuesto que si,pero pocas personas lo notan.Gorboniec es una de esas personas y Dante,el joven que lo guió hasta aquí,también.Por supuesto que yo tengo ese talento.Pero usted debe sentirse aún confuso por todo esto y quizás sea mi culpa por el hecho de que utilice estos métodos de selección.Pero ¿Sabe?,es por el bien de mi negocio y de quienes trabajan conmigo.Cuando uno contrata gente no solo tiene deberes ecónomicos con esas personas,si no también,personales.
-No entiendo a donde quiere ir con toda esa plática,señor.-Lo interrumpi.
-Quiero proponerle un trato.Estoy seguro que usted pueda pensar en rechazarlo y en verdad es su opción,sin embargo al llegar a este punto no puedo evitar sentir que usted ya sabe mucho y que si no nos sirve deberá morir por el bien de este negocio,¿No sé si me explico?
-Comprendo,no se preocupe.
-¡Ah! Entonces quizás Dante haya desarrollado bien el talento para encontrar a las personas aptas para este negocio.Iré al grano.Somos una asociación ilícita o crimen organizado.Aunque más que crimen lo que hacemos es limpiar la escoria que contamina la ciudad.Somos asesinos,¿Sabes?

Lo que dijo por algún motivo no me sorprendio en absoluto.

-Pero,por favor,no nos confunda con los Yakuza o con la Mafia italiana.No nos dedicamos a otros negocios más que el de acabar con la escoria humana,por un precio módico y razonable.Verá,no matamos a la competencia.Matamos a la escoria de la sociedad,¿Entiende? A los perros militares que les venden armas a los criminales,a los bastardos que golpean y violan a sus mujeres,a los asquerosos sacerdotes que pervierten a jovenes inocentes y estúpidos.Somos como limpiadores.Ese es nuestro trabajo y nuestro objetivo.Usted no sabe cuanta gente requiere de estos servicios día a día.El bajo mundo siempre será oculto para aquellos que solo viven en la luz de la ignorancia.
-Yo no puedo ayudarle con eso.Jamás he matado a nadie y no creo que pueda hacerlo.-le dije.
-Si,usted puede hacerlo.Por supuesto le entrenaremos y le pondremos al tanto de negocio.Usted tiene un talento innato.Como un don especial.Todos aquí lo poseemos y es nuestro deber enseñarles a otros el utilizar sus dones y capacidades humanas.Ahora bien,como usted sabra,en una sociedad perfecta,como la de las hormigas,no se puede vivir en armonia si no todos persiguen el mismo objetivo.Y muchas veces hay quienes se salen de esa linea y cruzan el punto de la imperfección.Aquellos seres son miserables y viven de placeres simples.Espero que me entienda,por favor.No somos bestias ni tampoco creemos que somos Dios o algo por el estilo.Pero en estas sociedad podrida hay que luchar por eliminar la enfermedad y sanarla de una vez de aquello que la hace imperfecta,¿Entiende?
-¿Esa es su forma de ver la justificia?
-No,por supuesto que no.Como bien dijo,la justicia se puede comprar.Hoy en día,la manzana podrida de la sociedad tiene abogados inescrupulosos y jurados comprados que harian lo que fuese por llevar a un hombre inocente a la orca por un fajo de billetes.La justicia verdadera no está en tribunales.Supongo que en esto no ha pensado,pero para quien la muerte tiene tanto valor como para poder desearla en otro,es mejor aceptar un trato y devolver la mano de forma justa y acabar con el asunto de una vez.Darse vueltas y pensar mucho es algo que los idealistas hacen a menudo.Y ya ve usted donde están...muertos y bien enterrados.
-Supongo que tiene razón.-Le dije asintiendo.
-No,nadie la tiene.Pero por ahora,lo mejor es creer que si.Bueno,dígame.¿Le interesaria dedicarse al negocio de la muerte?
-No creo que pueda ser un asesino.
-¡Bah!¡Tonterias! Todos los seres humanos tienen la facultad de acabar con una vida.Es tan fácil como pestañear.Por supuesto,nuestro negocio es oculto y debe ser realizado de manera correcta y secreta.Por ahora,si usted acepta,se encargará de desarrollar sus sentidos.Después,cuando estime conveniente,pasará a un entrenamiento avanzado.
-¿Por qué cree que seré apto para esto?
-Porque las personas como nosotros pueden comprender lo que es la muerte,sin estár muertos.Usted quería suicidarse,estaba vacío.Yo le ofrezco llenar ese vacío con la satisfacción de la verdadera justicia.¿Qué le parece?

Me lo pense durante un momento.Gorboniec me miraba con mucha atención.Parecia que lo que diría podría significar el seguir vivo o morir.

-Acepto la oferta señor.
-Entonces usted encontrará aquí a sus verdaderos hermanos.El negocio de la muerte puede ser gratificante,¿sabe? No se preocupe por los detalles.Yo le indicaré más tarde lo que deberá hacer.

Y así es como de un momento a otro pase de ser un ciudadano del mundo de la monotonia a un ciudadano del mundo de lo oculto.Espero tener suerte en esto por lo menos durante un tiempo,si no habría sido mejor que me hubiese lanzado a aquel río helado ese día...

2 comentarios:

Paula Iriso dijo...

"restos de bilis" ... (? Genial.
Te felicito por tu trabajo. Disfrute mucho la lectura.
Mis textos están a un nivel mucho mas bajo que los tuyos, pero me gustaría escuchar -leer- tu opinión sobre ellos. Un saludo
http://codigos-humanos.blogspot.com/

Michel Martínez Deb dijo...

no te escribia hace mucho ... tu entrada me ha gustado mucho ... me lleno emocion ...como siempre te dejo mis felicitaciones ...Michel

www.micheldeb.tk

www.lamalapoesia.tk